La Unión de la vergüenza

La Unión de la vergüenza

 

Foto: Matt Cardy / Getty Images

Foto: Matt Cardy / Getty Images

 

José Granero

El gobierno húngaro ha aprobado hoy una serie de medidas que convertirá en delincuentes a los refugiados llegados a Hungría. Las medidas prevén penas de entre 3 y 5 años de prisión para quien entre de forma ilegal en el país. Además, brinda más poder a la policía, que podrá usar pelotas de goma y gas lacrimógeno para reprimir a los refugiados.

Todas estas medidas autoritarias y contrarias a los derechos humanos más básicos las va a aplicar un país miembro de la Unión Europea. Si la comunidad internacional no actúa y la Unión Europea se limita a mirar hacia otro lado serán cómplices de este atentado contra los derechos humanos. La Unión debería condenar y conminar al gobierno húngaro a retirar estas medidas. Previsiblemente, los estados miembros se se harán los locos porque los refugiados molestan. Se iniciará un debate en el Parlamento Europeo que significará que Hungría seguirá violando los derechos humanos de los refugiados mientras sus señorías debaten en la comodidad del Parlamento. El aparato burocrático va a ser un arma que usarán los estados para retrasar el debate y que la sociedad europea se olvide de lo que está pasando. Si la Unión Europea no condena y sanciona seriamente a Hungría, será la confirmación de que ese país tiene el consentimiento de Europa para hacer el trabajo sucio.

Entre los refugiados que se han jugado la vida por llegar a Europa hay personas provenientes de Siria, Afganistan, Irak, Irán… No huyen de sus países en busca de un futuro mejor: vienen a Europa para escapar de una muerte segura en lugares donde la vida no vale nada. ¿Qué deberían hacer, quedarse y esperar a que ellos y sus familiares mueran al disparo o la explosión por parte de los marines americanos, de Alqaeda, del Estado Islámico o del gobierno de Bashar al-Asad? Solo quieren tener derecho a vivir y la Unión Europea se lo va a negar. Si volvemos la vista a los orígenes de algunos de esos conflictos veremos como occidente, con EE.UU. a la cabeza y con la Unión Europea en la avanzadilla tienen mucha responsabilidad, ya sea por intervención directa o por omisión.

Si la Unión Europea decide mirar hacia otro lado confirmará que el proyecto europeo está muerto, porque está traicionando conscientemente valores que debería enarbolar. Si fuera fiel a sus valores tendría que obligar a Hungría a ceder o a abandonar la Unión, pues sus valores fundamentales son el respeto a la dignidad humana, la libertad, la igualdad, el Estado de Deerecho y el respeto a los valores humanos. Además, la Unión contempla que la violación de esos valores puede acarrear la expulsión de un estado miembro.

Comentarios

Post your comments

Suscríbete a Sevilla Visual

Síguenos

Sevilla Visual es un medio de comunicación independiente multimedia de Sevilla.