La épica remontada no le valió al Sevilla para ganar la Supercopa de Europa

FC Barcelona 5 – 4 Sevilla FC

La épica remontada no le valió al Sevilla para ganar la Supercopa de Europa

Cuando el Barcelona daba el partido por ganado el equipo andaluz consiguió empatar a diez minutos del final

Pudo forzar los penaltis en el último minuto de la prórroga

 

Éver Banega en un momento de la Supercopa de Europa. Foto: Sevilla FC.

Éver Banega en un momento de la Supercopa de Europa. Foto: Sevilla FC.

 

José Granero | El Sevilla perdió ayer la Supercopa de Europa ante el FC Barcelona en la prórroga, tras conseguir remontar un 4-1 en menos de media hora. Un gol de Pedro a seis minutos del final de la prórroga le dio la victoria al equipo catalán, que suma ya 5 títulos e iguala al Milán.

El partido comenzó de cara para el Sevilla. En el minuto 2 de partido, Banega adelantaba a su equipo con un tiro directo de falta cerca del área. Mascherano hacía falta sobre Reyes, que se iba solo hacia la portería. Pero la alegría duraba poco, porque cinco minutos después Messi igualaba el partido también de falta directa. En el minuto 15, Messi adelantaba a su equipo con otra falta directa. Durante la primera parte, el Barcelona hacía su juego. Tocaba el balón una y otra vez, retrasaba hasta la defensa y ralentizaba el juego buscando un hueco. El Sevilla no terminaba de encontrarse cómodo y Rafinha ponía el 3-1 en el 44 de la primera parte.

En la segunda parte, el Sevilla salió a morder pero un error tonto en la salida del balón de la defensa dejaba solo a Luis Suárez. Con el 4-1 en el minuto 52, el partido parecía sentenciado y así se lo tomó el Barcelona, que dormió aun más el juego y perdía tiempo en el cambio de Iniesta. El equipo andaluz no entraba en el juego del Barcelona y ejercía una presión suave hasta que el Barça estaba cerca del área para no quemarse físicamente. Reyes puso el 4-2 en el electrónico 5 minutos después y aun estaban muy lejos. Pero el Sevilla fue de menos a más, y los cambios que Unai Emery tenía preparados cambiaron completamente el partido. Salía Reyes y entraba Konoplyanka, que creó peligro desde que salió al césped. En el 71 Gameiro recortaba (4-3) de penalti y el Barcelona veía su primera amarilla (Mathieu). Los catalanes acusaban el cansancio de un partido intenso en el que controlaron la posesión casi todo el tiempo y el Sevilla lo seguía intentando. Messi estuvo a punto de acabar con el partido pero Beto salvó un par de balones.

A diez minutos del final, Emery decidió quemar las naves y preparó un doble cambio: Iborra y Gameiro dejaban su sitio a Immobile y Mariano. Nada más salir, el italiano mandó un centro a Konoplyanka que consiguió introducir en la portería, igualando el partido y dejando a cuadros al rival. Cualquiera de los dos equipos podía haber ganado el encuentro en los últimos minutos y evitar la prórroga, que empezó con polémica por un codazo de Immobile a Piqué. El Sevilla siguió jugando el partido como un igual ante el Barcelona pese a la superioridad del equipo blaugrana y ambos equipos siguieron teniendo ocasiones. El Barcelona se acercaba con peligro cada vez que pisaba el área, pero el Sevilla había metido el autobús en la portería, como diría el gran Javier Clemente. Al final, Messi tiró una falta que despejó Beto como pudo y Pedro aprovechó el rechace para meter el balón a la red. La locura invadió a los barcelonistas y Pedro se fue a celebrarlo pegándole una patada al banderín. Todavía quedaba tiempo y Coke tuvo el empate en un remate de cabeza que parecía que iba dentro. Rami tendría también la ocasión en el minuto 120 a puerta vacía, pero al final el Barcelona se llevaría la victoria.

El árbitro, el escocés William Collum tuvo en general una buena actuación, aunque a veces parecía que se había dejado las tarjetas en su casa. Mascherano se libraba de la tarjeta amarilla en el minuto 2 por la falta sobre Reyes, algo que se repetiría durante todo el partido. Busquets también se libró de las tarjetas pese a varias entradas duras y Pedro, con una amarilla, se libró de la segunda después de pegar una patada al banderín celebrando el gol. El Barcelona no vería su primera amarilla hasta el minuto 70 de partido por el penalti de Mathieu.

El equipo andaluz se vuelve a casa sin su segunda Supercopa de Europa pero dando muy buena impresión ante el que es probablemente el mejor equipo del mundo en su cuarta participación en este torneo.

Comentarios

Post your comments

Suscríbete a Sevilla Visual

Síguenos

Sevilla Visual es un medio de comunicación independiente multimedia de Sevilla.