Los ecologistas denuncian la situación de los ponis en las atracciones de la Feria

Los ecologistas denuncian la situación de los ponis en las atracciones de la Feria de Abril

Ecologistas en Acción insta al Ayuntamiento de Sevilla a sumarse a otros municipios que han prohibido este tipo de atracciones

“Los niños y niñas deben ser educados en el respeto de los seres vivos y la naturaleza, y este tipo de espectáculos no contribuye a esa sensibilización”

 

Poni en una atracción de la Feria de Abril de Sevilla. Foto cedida por Ecologistas en Acción.

Poni en una atracción de la Feria de Abril de Sevilla. Foto cedida por Ecologistas en Acción.

 

Redacción | Ecologistas en Acción ha denunciado ante el Laboratorio Municipal y la Delegación Territorial de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente la situación de los animales en las atracciones de la Feria de Sevilla y ha pedido información tanto administrativa como legal de la situación de los mismos. Animan al Ayuntamiento de Sevilla a sumarse a otros municipios andaluces y del resto de España en que se han prohibido estas atracciones.

Según la web municipal, hay cinco atracciones de ponis además de la concesión de permiso para el espectáculo del Gran Circo Mundial. Según el grupo ecologista, “la diversión a costa de la explotación y privación de la libertad de los animales choca frontalmente con la normativa de la Ordenanza Municipal de Sevilla” y con la Ley 11/2003 de 24 de noviembre de Protección de animales de la Junta de Andalucía. Prohibiciones como “someterlos a prácticas que les irrogue sufrimiento” o “mantenerlos en lugares o instalaciones indebidas” son obviadas por los responsables del Ayuntamiento, según Ecologistas en Acción.

Para los ecologistas, este tipo de atracciones no tienen nada que ver con el sentido de esta semana: “La feria vuelve a contar con un miserable lado alejado del festejo y la alegría característicos de esta fiesta sevillana”. Los ecologistas no dudan en calificar de “denigrante” la situación de los ponis en los carruseles y los animales de los circos. “La denigrante situación de los ponis en los carruseles y los animales en los circos responde a un modelo de valores obsoletos que demuestran una falta de empatía y responsabilidad por el bienestar de estos animales“, alegan los ecologistas. Es evidente que un trabajo de horas, durante todo el día, no debe ser demasiado beneficioso para los animales y así lo entienden en el comunicado que han emitido. Además, creen que este tipo de atracciones les transmite a los niños y niñas “la idea de que está permitido divertirse a costa del sufrimiento de otros seres vivos” y que “no favorece a la educación por el respeto a los animales”.

Además, documentan su denuncia con datos que tratan de mostrar el grado de sufrimiento al que se somete a los animales, como que se les fuerza a dar entre 2000 y 3000 vueltas al día, a razón de cinco por minuto, bajo una “agresión acústica” de al menos 130 decibelios. Según Ecologistas en Acción, les produce sordera y estrés. Además, soportan “focos intensos” que les llega a causar ceguera parcial. También sufren enfermedades vertebrales, porque “las sillas de montar no son acordes a su tamaño, provocándoles dolor, desequilibrio y curvatura de la columna”.

 

Alternativa propuesta por los ecologistas con animales de peluche. Foto cedida por Ecologistas en Acción.

Alternativa propuesta por los ecologistas con animales de peluche. Foto cedida por Ecologistas en Acción.

Las condiciones higiénico-sanitarias

Otro punto sobre el que versa la denuncia es el de las condiciones de higiene y el riesgo para la salud. Los ponis hacen sus necesidades sobre el suelo de madera, por lo que “los restos de orines y heces quedan impregnados, dado que no se efectúa limpieza de desinfección o desinsectación durante todas las horas que dura la atracción activa”. Por este motivo, los ecologistas alegan que cualquier niño que tropiece o caiga al suelo puede llevarse en su mano bacterias como la Escherichia Coli. Además, añaden que no hay medidas de seguridad higiénico-sanitarias para la gestión de los residuos. Según Ecologistas en Acción, los excrementos son recogidos y depositados un bidón de plástico en el centro de la atracción al alcance de los menores, “a pocos metros de casetas y kioskos donde se sirven, manipulan y venden productos alimentarios“. Acerca de los ponis en sí, aseguran que no tienen “ningún tipo de seguimiento-control higiénico-sanitario por parte de las autoridades veterinarias competentes durante el período de funcionamiento de la atracción”.

Por esos motivos, han instado al Ayuntamiento de Sevilla a sumarse a otros municipios que han prohibido estas atracciones, como Jerez de la Frontera (Cádiz), Granada, Chiclana de la Frontera (Cádiz), Almería, Villanueva del Río y Minas (Sevilla), Tocina (Sevilla), Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), Santander, Basauri, Pamplona y Torrelavega.

Comentarios

Post your comments

Suscríbete a Sevilla Visual

Síguenos

Sevilla Visual es un medio de comunicación independiente multimedia de Sevilla.