De Semana Santa, “paquetes”, Podemos, clichés y frases hechas

De Semana Santa, “paquetes”, Podemos, clichés y frases hechas

Sevilla es una ciudad rara, eso lo sabemos todos. Para bien y para mal, Sevilla vive en constante contradicción y quizá ese sea uno de sus encantos

 

José Granero

Veía el otro día de nuevo un monólogo de Manu Sánchez en el que contestaba a Anna Simón y a Florentino Fernández por un sketch que hicieron ridiculizando a los sevillanos con la excusa de la Semana Santa. Hablaba de lo peligrosos que son los “paquetes”. Por paquete se refería a encasillar a las personas según sus preferencias: si eres “capillita” eres religioso y de derechas y si eres de izquierdas eres anticlerical, homosexual y anti Semana Santa. Él se ponía con mucho arte en la piel de “ese capillita homosexual” que no podía ver la tele porque no se podía encasillar en ningún “paquete”.

Desde hace mucho tiempo veo en esta ciudad una polarización hacia los extremos que no veo natural, al menos no es así como yo veo a Sevilla y su relación con tradiciones como la Semana Santa. ¿Por qué no se puede ser de izquierdas y gustarte la Semana Santa? ¿Por qué tiene que gustarte si eres de derechas? Mi pregunta es: ¿qué coño tendrá que ver?

El mundo de las hermandades y las cofradías está relacionado con la Iglesia Católica, evidentemente, pero no es la Iglesia Católica. No hablo directamente de la corporación en sí y las personas que las forman en la Junta de Gobierno, sino de los hermanos y de las personas a las que les gusta. La gran mayoría ni van diariamente a misa, ni probablemente tengan demasiada relación con la Iglesia, porque en Sevilla la religiosidad se vive de otra manera. Para entrar en una hermandad no te piden el carnet del PP. Bajo los antifaces de los nazarenos hay personas religiosas, personas que no lo son, ciudadanos de izquierdas y de derechas y algún que otro ateo. Porque el tema de la Semana Santa tiene mucho sentido de tradición en el seno de las familias sevillanas, al margen de la religiosidad.

Bajo los antifaces de los nazarenos hay personas religiosas, personas que no lo son, ciudadanos de izquierdas y de derechas y algún que otro ateo

Contaba el otro día un periodista en Canal Sur cómo una señora decía al paso del cristo de la Macarena: “mira que guapo va el Pilatos”. También he escuchado muchas veces que hay señoras que van a rezarle al Pilatos de San Benito. Yo creo que eso es bonito, cómo una ciudad adapta las creencias y hace la religión a su manera, fuera de la heterodoxia. Que por cierto, muchos enfrentamientos han tenido las hermandades a lo largo de la historia con los arzobispos, que normalmente vienen de fuera y esas cosas de los sevillanos no les hacían mucha gracia.

Con Podemos también se armó un buen cirio. Begoña Gutiérrez, como política, cometió una torpeza. La líder de Podemos Sevilla no dijo que fuera a prohibir la Semana Santa, ni que no le gustara, ni siquiera que fuera a preguntarles a los sevillanos. A la pregunta: “dígame por último si es verdad eso de que si Podemos gobierna prohibirá la Semana Santa”, ella respondió que “en Podemos todo lo decidimos los ciudadanos y los ciudadanas. Si se llegara a plantear esa cuestión, serían ellos quienes lo decidirían“. A cualquiera con dos dedos de frente sabe que eso es una frase estándar para no mojarse, pero El Mundo tituló la entrevista con un ‘Si gobernamos y se plantea quitar la Semana Santa, los ciudadanos decidirán’ y se armó un cristo, nunca mejor dicho. Muchos medios dijeron que planeaban quitar la Semana Santa, que iban a preguntar a los sevillanos si se quitaba… Lamentablemente, los lectores muchas veces no leen la noticia, sino que se quedan con el titular que leen en el Facebook y luego se lo comentan a sus colegas en el bar.

Pues esa tontería estoy seguro de que le ha quitado muchos votos a Podemos, entre otras cosas porque es lo que se escucha en la calle, que a “esos de Podemos no los voto porque van a quitar la Semana Santa”. Desde luego a sus adversarios políticos les ha salido perfecta la jugada. Tardaron “cero coma” en salir al paso criticando a Podemos y entronándose como adalides de la tradición sevillana. Le han dado a Podemos donde más les duele a muchos sevillanos, un asunto donde no permiten tonterías. Luego vimos una foto robada en El Mundo donde salía Begoña Gutiérrez viendo a la Hermandad de Los Estudiantes con sus hijos. Y resulta que ver a una dirigente de Podemos Sevilla en la Semana Santa es noticia, cuando eso en Sevilla es lo más normal del mundo, porque el tema de la Semana Santa está fuera de ideologías políticas e incluso religiosas en muchas ocasiones. El final de la noticia me resulta muy acertado y resume perfectamente lo que he querido expresar en este artículo:

“La fotografía demuestra que en Sevilla las cosas resultan siempre más naturales que lo que algunos quieren hacer creer. Una mujer con su familia aguardando el paso de una cofradía, nada menos que los Estudiantes, una de las más rigurosas de la nómina. Y una celebración, la Semana Santa de Sevilla, con una potencia visual y sentimental que suma y nunca resta”

Yo respeto a todo el mundo y por supuesto respeto que cada uno tenga su opinión con respecto a la Semana Santa de Sevilla. Faltaría más. Lo que no me gusta nada es que se incluya a las personas en la izquierda o en la derecha según sus gustos sobre este asunto. Y lo digo también desde el ámbito de los autodenominados cofrades. Hay que respetar a todo el mundo y hay que ser un poquito menos intransigente con los demás. Ahora además, que se habla tanto de confluencias, acercamientos, respeto y diversidad.

 

Comentarios

Post your comments

Suscríbete a Sevilla Visual

Síguenos

Sevilla Visual es un medio de comunicación independiente multimedia de Sevilla.