La “prisión permanente revisable”: tan innecesaria como absurda

La “prisión permanente revisable”: tan innecesaria como absurda

 

Por José Granero

Aunque muchos no se han enterado, el gobierno ha aprobado una reforma del código penal que incluye, entre otras cuestiones, la “prisión permanente revisable”. En la línea que le gusta al gabinete de Rajoy: la de los eufemismos. Yo soy de los que les gusta llamar a las cosas por su nombre, y eso se llama cadena perpetua.

Se trata de una medida puramente electoralista y de cara a la galería más que otra cosa. En España, el tiempo máximo que un preso puede estar en prisión es de 30 años, o 40 si se trata de crímenes muy graves, como los relacionados con el terrorismo. Hemos podido ver cómo terroristas condenados a 1500 años de prisión por varios asesinatos solo van a cumplir un máximo de 40 años. Estos casos son absurdos, pero en nuestro país, las penas de cárcel están orientadas a la reinserción, asunto que la cadena perpetua o “prisión permanente revisable” no permite. Obviando ese asunto, parece claro que las penas podrían ser bastante más duras para casos graves como asesinatos, crímenes relacionados con el terrorismo o la pederastia.

Sin embargo, no creo que la solución sea la que ha planteado el gobierno. La solución creo que es más sencilla: si has matado a 30 personas y tienes una pena de cárcel de 1000 años, lo siento, pero los tienes que cumplir. Parece de sentido común que si has asesinado a 30 personas el tiempo que pases en la cárcel no puede ser el mismo que si has matado a dos. A partir de la segunda o tercera víctima, las siguientes te salen gratis, pero la cadena perpetua no es la solución.

¿Qué va a ser lo próximo, la “extinción de vida obligatoria”?

En mi opinión, el cumplimiento integro de la condena sería lo ideal para estos casos. Pero como en España las penas están orientadas a la reinserción, quizá una medida como la que propone el gobierno de poder revisar la condena si sería interesante a partir de los 30, 40 o 50 años, dependiendo de la gravedad de los delitos; Eso sí, siempre que el reo demuestre arrepentimiento y esté preparado para reinsertarse en la sociedad. Aunque lo parezca, lo que he escrito en estas líneas no es lo mismo que la “prisión permanente revisable” ni es un eufemismo aun más blando que el que ha usado el gobierno. Con la cadena perpetua, aunque revisable, al reo se le condena a pasar la vida en la cárcel.

Con el cumplimiento íntegro de condenas es el mismo reo el que se condena al acumular condenas graves una detrás de otra, aunque luego si se reinserta y se arrepiente al cabo de varias décadas pueda reducirla, conseguir beneficios penitenciarios o dar por concluida la condena. No creo que muchas personas estuvieran en contra del cumplimiento íntegro de condenas para estos casos. ¿Qué va a ser lo próximo, la “extinción de vida obligatoria”?

Comentarios

Suscríbete a Sevilla Visual

Síguenos

Sevilla Visual es un medio de comunicación independiente multimedia de Sevilla.