El intento independentista andaluz de 1641

El intento independentista andaluz de 1641

Este hecho olvidado de la historia de Andalucía estuvo a punto de provocar la independencia de Andalucía en la forma de un reino. Gaspar Alonso Pérez de Guzmán, IX Duque de Medina Sidonia, encabezó en 1641 una conspiración destinada a convertirse en Rey de Andalucía, con el apoyo de Portugal, Francia y Holanda, que estaban en guerra con el Imperio Español. Este hecho histórico se enmarca en el contexto de la crisis de 1640, en el que el declive del Imperio Español lleva a la sublevación de Cataluña y a la independencia de Portugal en 1640. Sucesos similares se producen en Navarra y en Aragón. En Nápoles también se producen revueltas que lograrán que se constituya la República Napolitana.

Ayamonte en el Atlas Novus de Joan Blaeu en el siglo XVII

Ayamonte en el Atlas Novus de Joan Blaeu en el siglo XVII

José Granero El intento independentista de Andalucía y el de Portugal, que lo consiguió, estuvieron muy relacionados. El marqués de Ayamonte, Francisco Antonio de Guzmán y Zuñiga, primo del duque de Medina Sidonia avisó a Juan de Braganza, futuro Rey de Portugal de que el Rey de España pretendía lanzar un ataque para recuperar Portugal. Por su parte, Juan de Braganza apoyó al ducado de Medina Sidonia y al marquesado de Ayamonte para independizarse de España y, de rebote, combatir contra el Conde-Duque de Olivares.

Juan IV de Portugal proclamado rey

Juan IV de Portugal proclamado rey

Estamos en 1640, y el 1 de diciembre el Rey de España, Felipe IV, y su valido el Conde-Duque de Olivares mandan al duque de Medina Sidonia, Capitán General del Ejército de Andalucía, a la frontera (La Raya) para sofocar la segunda sublevación portuguesa y recuperar el Algarve. Acude junto a su primo, el marqués de Ayamonte. Pero en vez de atacar, el duque hizo algo extraño. Desde Ayamonte llamó a filas a unos diez mil soldados de distintos puntos de Andalucía, que fueron acudiendo muy lentamente. También rechazó las tropas que le ofreció el asistente de Sevilla. Finalmente, aceptó trescientos soldados para defender La Raya.

Para más datos, los portugueses había convertido a la hermana del duque, Luisa de Guzmán, en su reina. Los supuestos planes del duque de Medina Sidonia no pasaban por atacar Portugal, sino por la secesión. Contaba con el apoyo de sus vecinos portugueses y de las flotas de Francia y Holanda. Sin embargo, sus planes comenzaron a hacer aguas. La falta de iniciativa del duque hizo sospechar al Rey de España, que ordenó que un enviado suyo interceptase una carta del marqués de Ayamonte a su primo en el que se desvelaba la trama conspirativa. El duque alegó motivos de salud para eludir unos días la llamada del rey, y tanteó entre otros nobles de Andalucía cuál sería su posición en caso de que se llevara a cabo la sublevación. Pero éstos, viendo perdida la empresa, le negaron su apoyo. Tampoco apareció la prometida flota de Francia y Holanda. Además, sólo se contaba con el apoyo popular de Sevilla, Sanlúcar y Jerez, así que desistió y partió hacia Madrid al enterarse de la noticia de su arresto.

Así acabó el intento independentista del duque de Medina Sidonia, declarando ante el Conde-Duque de Olivares en Madrid. Confesó todo pero le echó la culpa a su primo, que fue arrestado. Éste, a su vez, le echó la culpa al duque y también confesó pero dijo que no apoyaba al duque para que fuera Rey de Andalucía, sino que él quería formar una república. Finalmente, el marqués fue ejecutado públicamente y el duque de Medina Sidonia fue “perdonado”, pero de facto fue tratado de traidor. Tuvo que pagar doscientos mil ducados al rey y fue desterrado de Andalucía.

Comentarios

2 comentarios

Post your comments

Suscríbete a Sevilla Visual

Síguenos

Sevilla Visual es un medio de comunicación independiente multimedia de Sevilla.